Seleccionar página

Kaleb Benham se encontraba en su casa ubicada en el condado de Nevada, Estados Unidos, situada cerca del Bosque nacional Tahoe.

El 25 de Noviembre, el dueño comenzó a escuchar los gruñidos de un oso que provenían de su patio, por lo que salió a ver qué pasaba.

En ese momento vio que su perro Buddy, un pitbull de 40 kilos, estaba siendo atacado por un oso, el mismo al que acababa de escuchar.

El oso tenía agarrado a su perro en su mandíbula y lo estaba arrastrando por la cabeza a unos 30 metros de su casa.

El dueño del perro no se lo pensó dos veces y fue a socorrer a su perro, el hombre golpeó en la cara a un oso que pesaba casi 160 kilos.

«Corrí, empujé al oso, lo agarré por la garganta y le comencé dar golpes en la cara y el ojo hasta que lo soltó».

Una vez que el hombre logró salvar a su perro del ataque del oso, lo llevó al veterinario, en donde tuvieron que operarlo durante tres horas.

Actualmente, la mascota se encuentra estable, pero el susto que se llevó su dueño, y el miedo de que vuelva a aparecer otro oso siguen ahí.

¿Creéis que tendríais el valor para hacer lo mismo en una situación semejante?, ¿por qué motivo atacaría el oso al erro pitbull?.