Seleccionar página

¿Cuales son los 10 mandamientos?, son un código de leyes basadas en el Antiguo y Nuevo Testamento que forman parte de la moral del cristianismo.

Los 10 mandamientos de la Iglesia Católica, se conocen también como el «Decálogo» o «Los 10 mandamientos de Dios«.

Estos hacen referencia a una guía de comportamientos que, según los creyentes, Dios reveló a Moisés en el Monte Sinaí.

La Iglesia Católica reconoce estas leyes como una serie de pautas que marcan la buena conducta de todos los cristianos.

Aunque algunos fieles consideran que Dios no obliga a hacer nada, sino que da consejos a los cristianos sobre cómo llevar una buena vida.

En todo caso, no hay que confundir los 10 mandamientos con los cinco mandamientos de la Iglesia Católica, que son:

1.- Ir a misa los domingos.

2.- La confesión de los pecados.

3.- Comulgar.

4.- Abstenerse de comer carne los días indicados por la Iglesia.

5.- Ayudar a la Iglesia en sus necesidades.

Los diez mandamientos se dividen en los referentes al amor hacia Dios (los tres primeros) y el amor hacia el prójimo (los siete restantes).

A continuación, te mencionamos cuales son los 10 mandamientos y qué significado tienen.

CUALES SON LOS 10 MANDAMIENTOS Y SU SIGNIFICADO

Siguiendo el orden del Decálogo de la Iglesia Católica, y respondiendo a la pregunta ¿cuáles son los 10 mandamientos?.

Desde Trendigitaltech mencionamos a continuación y por orden los 10 mandamientos:

PRIMER MANDAMIENTO

Amarás a Dios sobre todas las cosas

Este mandamiento significa que solo existe un Dios, que es creador y también todopoderoso.

El cristianismo es por tanto una religión monoteístas que reconoce y venera a un solo Dios que no se puede comparar con nada ni nadie.

SEGUNDO MANDAMIENTO

No tomarás el nombre de Dios en vano

El segundo mandamiento significa que un cristiano no debe jamás usar el nombre de Dios para maldecir, blasfemar o jurar.

Utilizar frases malsonantes, es considerado por el cristianismo como una gran falta de respeto al Creador.

Este mandamiento también significa que todas las acciones que los cristianos realicen en nombre de Dios deben glorificar su nombre.

TERCER MANDAMIENTO

Santificarás las fiestas

Este mandamiento se refiere a los descansos que tienen que hacer los cristianos en los días señalados para ello.

Según el Decálogo, los creyentes trabajarán seis días a la semana y al séptimo día reposarán y honrarán a Dios.

Este mandamiento también implica que hay que asistir a misa los domingos para santificar la fiesta del señor.

CUARTO MANDAMIENTO

Honrarás a tu padre y a tu madre

Se refiere a la práctica diaria de los creyentes en sus relaciones familiares y personales, teniendo que respetar y amar a sus progenitores.

Los padres son la base de la pirámide en la vida de un cristiano, pues educan a sus hijos con amor y devoción para seguir el camino de Dios.

QUINTO MANDAMIENTO

No matarás

El homicidio va contra el buen comportamiento dictado por Dios, por lo que este acto, y la violencia en general, se consideran pecado.

La vida es el regalo más preciado de Dios a los hombres, ya que dio la vida por nosotros, por lo que no está en nuestras manos arrebatarla.

SEXTO MANDAMIENTO

No cometerás actos impuros

Este sexto mandamiento significa que no está permitido tener actos sexuales fuera del matrimonio y ser desleal al cónyuge.

En la religión católica los actos sexuales cometidos fuera del matrimonio están considerados como actos impuros no aprobados por la religión.

SEPTIMO MANDAMIENTO

No robarás

En el cristianismo el robo está condenado, ya que el fiel que comete robo no está siendo justo con sus hermanos / con el prójimo.

Lo mismo sucede con la palabra, como se menciona en el siguiente mandamiento, prometer algo y no cumplirlo es inadmisible a ojos de Dios.

OCTAVO MANDAMIENTO

No mentirás

El octavo mandamiento significa que hay que ser honrado y no mentir ni dar falso testimonio para nuestro interés o hacer daño a los demás.

Los cristianos creyentes tienen que intentar vivir una vida honesta y sincera con ellos mismos y con los demás.

NOVENO MANDAMIENTO

No tolerarás pensamientos y deseos impuros

Este mandamiento significa que no se deben tener pensamientos o deseos negativos contra uno mismo u otras personas.

Esto implica que incluso en privado se debe seguir el camino correcto y respetar al prójimo.

El noveno mandamiento se refiere especialmente a aquellos pensamientos relacionados con la sexualidad y el adulterio.

Así se refiere Mateo en los versículos 5:28: «El que mira a una mujer deseándola, ya cometió adulterio con ella en su corazón».

DECIMO MANDAMIENTO

No codiciarás los bienes ajenos

El décimo mandamiento tiene gran relación con la avaricia y la envidia, ya que se refiere a envidiar posesiones del prójimo.

No debemos sucumbir a este mal, pues tiende a suponer el no ser feliz con lo que se tiene, el odio y la soberbia.

LA HISTORIA DE LOS 10 MANDAMIENTOS

La historia de los 10 mandamientos se remonta a los orígenes del antiguo pueblo de Israel, cuando huían de la esclavitud de Egipto.

Según la Biblia, tras un largo viaje de tres meses del pueblo hebreo por Egipto, éstos llegaron al monte Sinaí para refugiarse.

Moisés, un profeta al que Dios había revelado su palabra, subió a la cima de este monte para hablar con Dios.

El profeta recibió las Tablas de la Ley, unos mandatos dirigidos al pueblo hebreo plasmados sobre dos piedras del monte Sinaí.

Su principal función era guiar a los israelitas por el buen camino y prepararlos para la llegada del Mesías.

Posteriormente, estos textos han tenido una gran importancia siendo esenciales para el buen comportamiento cristiano en la actualidad.